jueves, 16 de agosto de 2018

UNA MALA ORDENANZA DE MOVILIDAD

Cs tacha de «anticuada y costosa» la Ordenanza de Movilidad

  

Vicente Marañón reprocha al PP la tardanza en la elaboración de la normativa, que ha comprendido casi 2 años y medio, y asegura que la gran cantidad de horas invertidas por los técnicos municipales no se han destinado a otras áreas con más urgencias
El concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento ha precisado que «si se han despilfarrado dos años y medio y alrededor de 50 reuniones en la preparación, a una media de seis personas y dos horas de duración por reunión, el coste ya es notable». También ha recordado que «la ordenanza ha sido elaborada en paralelo al PMUS, el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Burgos». Para el edil de Ciudadanos, «esta falta de coordinación entre áreas municipales e instrumentos de gestión esenciales constata la incomunicación y enfrentamiento entre concejales que pagan los burgaleses».
Marañón ha detallado algunos aspectos del articulado, como el que tiene que ver con regulación del tráfico, que considera tratado con «frivolidad y laxitud» ya que «parece habilitar a cualquiera con una gorra para ordenar el tráfico en la ciudad». En cuanto al artículo referente a las obras en las calles de Burgos, «que son un caos tradicional y legendario», ha recordado Marañón, el concejal de Cs ha afirmado que «desde Ciudadanos proponemos que siempre que se trabaje en la vía pública haya información bien visible que indique qué se hace, durante cuánto tiempo, quién es el responsable e información de contacto».

Ciclovías

El edil de la formación naranja ha pedido al Partido Popular que apuesten decididamente por la implantación de las ciclovías, por las que los ciclistas puedan circular de manera segura. Además, ha criticado duramente decisiones como la posibilidad de que el alcalde o una persona delegada escoja las zonas peatonales compartidas que desee, lo que ha dicho se deriva de una «nula planificación».
También ha lamentado la «escasa» ayuda del PSOE para elaborar esta normativa y afirma que se denotan los conflictos de un Equipo de Gobierno que agoniza.
Fuente: Diario de Burgos

miércoles, 15 de agosto de 2018

NUEVA CONCENTRACIÓN EN LA N-1

Los vecinos exigen a Fomento que saque los camiones de la N-I

Malestar entre los concentrados por la falta de decisión de Fomento sobre el desvío de camiones por la AP-1 / Han pasado 8 años de protestas sin respuesta

 Los vecinos avanzaron por la Nacional desde Quintanapalla hasta el lugar del último accidente mortal en el que fallecieron dos jóvenes gallegos, para protestar por la peligrosidad de la vía. - G. G. 

La concentración y corte de la carretera Nacional-I en el escenario del último accidente mortal, ocurrido hace una semana, en el que perdió la vida una joven pareja gallega, reunió ayer a cerca de trescientas personas que reclamaron la puesta en marcha del desvío obligatorio de camiones por la AP-1 durante los próximos tres meses que restan para que finalice la concesión del peaje de la autopista.
El portavoz de la plataforma por la Nacional 1, de quien partió la convocatoria de la protesta, Rafael Solaguren, recordó que fue hace justo ocho años después de que cuatro personas fallecieran en ese mismo lugar, cuando comenzaron a concentrarse por las víctimas mortales y «las cosas siguen igual».
Solaguren recordó que «el tráfico es el mismo y el porcentaje de vehículos pesados más del 50%» y lamentó que hasta ahora no se laya levantado el peaje o, «al menos» se haya forzado los camiones a circular obligatoriamente por la AP-1 «algo que se acordó por la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Fomento en noviembre del año pasado pero todavía no se está aplicando».

Por ello fue muy explícito al afirmar que «hasta diciembre que termina la concesión seguirá habiendo víctimas mortales» y muy duro al señalar responsables ya que, en su opinión, «la culpa puede que sea por un conductor que ha bebido pero los responsables están sentados en despachos».
El alcalde de Quintanapalla, Javier Lozano, por su parte, dudó que el final del peaje el 30 de noviembre vaya a ser la solución definitiva. De hecho, la peligrosidad del tramo de esta localidad a 15 kilómetros de Burgos donde se produjo el último siniestro mortal también quedo evidenciado en el amplio despliegue de efectivos de la Guardia Civil de Tráfico que garantizó la seguridad de los concentrados y se encargó también de que ocupasen el menor tiempo y superficie posibles para el corte de la Nacional.

Tras formar un pasillo con las pancartas reivindicativas y con las cruces negras en el asfalto, cerca de 50 voluntarios se tumbaron sobre la calzada escenificando a los más de doscientos cincuenta fallecidos de la N-I en las últimas décadas. Al tiempo varias personas depositaban sobre las ‘víctimas’ decenas de ramos de flores que habían traído consigo los asistentes a la protesta y que posteriormente fueron depositadas en mismo el lugar donde perdió la vida los dos novios gallegos fallecidos el pasado miércoles.
En ese mismo punto murieron cuatro miembros de una familia portuguesa en 2010. Los vecinos de la zona lamentan que en el espacio temporal que va entre ambos sucesos, las mejoras en la carretera o las opciones de desdoblamiento sólo se han planteado tras algún suceso mortal.
Tras el carpetazo al desdoblamiento de la N-I, el tramo Pancorbo-Miranda no volvió a suscitar el interés estatal hasta el trágico accidente de septiembre de 2017 en el que perdieron la vida cinco personas, dos adultos y tres niños.

En ese momento se puso en marcha un proyecto de desvío obligatorio de camiones desde la N-I a la AP-1 mediante un convenio económico entre Estado y Junta de Castilla y León que, a tres meses del fin de la concesión de la explotación, no se ha materializado.
Lógicamente este último siniestro mortal ha vuelto a poner sobre la mesa el anunciado desvío, supeditándolo al acuerdo de las partes aunque, tras la última reforma de la legislación sobre carreteras, el Ministerio de Fomento tiene capacidad de implantarlo de forma inmediata y directa sin necesidad de ningún trámite previo más allá de la decisión política.

Variantes paradas
El tortuoso camino de los proyectos de mejora en la N-I entre Burgos y Miranda quedó definitivamente confirmado documentalmente en 2010 cuando se quedaron ‘colgadas’ las variantes Rubena-Fresno de Rodilla y Monasterio de Rodilla incluso con dotación presupuestaria de 21. 4 millones esta última.
Cabe recordar que tanto Quintanapalla como Monasterio son las dos únicas localidades del trazado por las que discurre esta carretera en su traza urbana lo que las convierte, especialmente en fechas de tráfico alto, en ‘cuellos de botella’.
Los motivos por los que ambas variantes desaparecieron de los planes de mejora de la N-I están, tal y como confirma el documento, tras el Consejo de Ministros del 3 de julio de 2009.

Tras esa fecha el Ministerio de Fomento determinó que ambos tramos deberían incluirse en dos proyectos distintos para compatibilizarlos. Así el de Rubena-Fresno de Rodilla se circunscribió a lo que se decidiera «de actuaciones definidas por el corredor de la Autovía A-12, en su tramo Burgos-Santo Domingo de la Calzada», así como del proyecto, entonces en estudio, de desdoblamiento de la N-I.
Este último condicionante fue el aplicado al tramo Miranda-Pancorbo al que de forma explícita se le dio ‘carpetazo’ «al quedar incluido, con un planteamiento más ambicioso, dentro del nuevo estudio informativo de conversión en autovía de la N-I entre Burgos y Miranda de Ebro». Este estudio fue descartado pocos meses después por Fomento.
Fuente: Correo de Burgos

martes, 14 de agosto de 2018

¿QUÉ SOLUCIONES TIENEN NUESTROS POLÍTICOS?

Burgos podría perder hasta 2031 casi 10% de su población

  

Según las proyecciones del INE, la provincia pasaría de los 355.509 habitantes con los que cuenta a 1 de enero de 2018 a los 325.059
Que la provincia pierde población año tras año es sabido por todos, pero según se van conociendo nuevos datos sobre esta auténtica sangría demográfica, el temor se acrecienta aún más, mientras las medidas puestas en marcha para paliar esta situación continúan siendo inútiles o inexistentes en la mayoría de las ocasiones. El último registro conocido se engloba dentro de las proyecciones que el Instituto Nacional de Estadística (INE) elabora sobre la población dentro del conjunto del país, basándose en factores de diversa índole y que van desde la economía al comportamiento general de la sociedad.
Según este indicador, las previsiones en Burgos van a seguir siendo igual de malas que en la actualidad, con un descenso del número de habitantes en los municipios de la provincia. Si a fecha de 1 de enero de 2018 había empadronados en el territorio burgalés un total de 355.509 personas, según recogían las estadísticas del PadrónContinuo, los cálculos para el año 2031 indican que se producirá un descenso del 9,41% hasta llegar a los 325.059 vecinos. Esta cifra sería la más baja desde que elINEhace registros, muy lejos de los 375.657 habitantes que se llegaron a contabilizar allá por el año 2011, el tope máximo.
Esa caída de casi diez puntos porcentuales se traduce irremediablemente en la pérdida de 30.450 burgaleses, 2.324 cada año desde este 2018 y aproximadamente 6,5 al día. La tendencia a la baja es clara y se viene produciendo durante los últimos años; desde principios de sigloXXI el número de habitantes no dejó de crecer, aunque de manera moderada, con subidas de cerca de entre 2.000 y 3.000 personas cada ejercicio -el récord de este periodo se fija entre 2007 y 2008, con la ‘ganancia’ de 7.700 individuos-, aunque la tónica cambió ostensiblemente pasados nueve años desde el cambio de milenio. Se sucedieron tiempos con crecidas y bajadas en el padrón, que han derivado a partir de 2011 en una caída de más de 20.000 personas hasta comienzos de 2018. Aunque la proyección del Instituto Nacional de Estadística no alcanza más de 2031, el modelo indica que esta pérdida de población continuará produciéndose si no se ataja con las medidas oportunas.
En el año 2031, en la provincia de Burgos habrá 101.312 personas mayores de 65 años, un 31,6% del total de la población, de los que aproximadamente 33.300 habrán cumplido ya los 80 años. Por contra, salir a la calle y ver niños y adolescentes será más difícil que hoy en día; si ahora hay cerca de 58.500, en 2031 la cifra se reducirá hasta los 44.678 dentro de trece años.
preocupación. Según una reciente encuesta elaborada en Castilla y León por Sigma Dos para la Agencia Ical, la despoblación es el principal problema de la comunidad para el 51% de los castellanoleoneses, más de la mitad de los ciudadanos, una cifra que se incrementa hasta el 66% si se le añaden a quienes hablan del envejecimiento o el abandono de los pueblos.
No obstante, Burgos es uno de los territorios más castigados; del total de habitantes, cerca, 30.842 personas, tienen 80 o más años, con 145 superando la centena.
Fuente: Diario de Burgos

lunes, 13 de agosto de 2018

HAY QUE BUSCAR SOLUCIONES AL ANTIGUO PUEBLO DE GAMONAL

Arde una casa del Antiguo Pueblo de Gamonal

 El incendio se ha desatado en una de las pequeñas edificaciones del Antiguo Barrio de Gamonal/@BarrioDeGamonal 

Los bomberos han sofocado las llamas que se han desatado en una pequeña edificación deshabitada

Una de las edificaciones del antiguo pueblo de Gamonal ha ardido esta mañana por causas que aún se desconocen. La casa, situada en la calle Candelas, se encontraba deshabitada.
Un amplio dispositivo de Bomberos ha trabajado en la extinción del incendio, que se ha desatado al mediodía. La columna de humo era visible desde lejos y ha alertado a numerosos vecinos del barrio.
Varias dotaciones de bomberos, entre la que se encontraba una autoescala, han sofocado las llamas de esta edificación, muy próxima a la Cofradía de San Antón, en apenas media hora.  
Fuente: BurgosConecta

 

domingo, 12 de agosto de 2018

DOS NUEVAS VÍTIMAS EN LA AP-1

Desviar a la AP-1 a los camiones

Apenas han transcurrido quince días desde que el nuevo ministro de Fomento se reuniera con una delegación de cargos socialistas burgaleses en la que se habló de las grandes infraestructuras pendientes en la provincia y la Nacional I ya se ha encargado de poner sobre la mesa el fúnebre mensaje de que no existe mayor prioridad, para Burgos y para Castilla y León, que el desvío inmediato y obligatorio del tráfico de camiones por la autopista AP-1 y su liberalización absoluta para todos los vehículos en el plazo marcado. La muerte el pasado miércoles de una pareja de jóvenes de Redondela en un sobrecogedor accidente en Quintanapalla es el doloroso recordatorio de que el abundantísimo tráfico de vehículos pesados por una Nacional I sobrecargada de vehículos -burgaleses, castellano leoneses, del resto de España y muchos extranjeros- es inherentemente peligroso. Pero no por ello hay prisas en el Ministerio por forzar a que los camiones transiten por la autopista obligatoriamente. No sin antes arrancar unos miles de euros a la Junta de Castilla y León para cubrir el coste de compensar a la concesionaria de la autopista por abrir sus peajes a los camioneros, con el argumento -muy liviano- de que se van a beneficiar los transportistas de la región. Con todo, existe un principio de acuerdo con el Ejecutivo regional que el consejero Álvarez Quiñones estaba deseando firmar «cuanto antes» ya en mayo de este año, cuando reveló en Burgos que el Ministerio tenía «ultimado» el pacto. Ese acuerdo, cuyas líneas maestras estaban prefijadas desde noviembre de 2017, prevé que las bonificaciones que recibirán los vehículos desviados serán de hasta el 75 % y la Junta aportará un millón de euros para financiar una operación cuya finalidad principal, entre otras, es una disminución de la siniestralidad en la Nacional I. Hace poco más de quince días ambas administraciones sostenían públicamente que aún «mantienen el compromiso y la voluntad de hacer efectivos» esos acuerdos para desviar los camiones por la autopista. Voluntad que suma meses y meses en el aire y sin que la delegación socialista burgalesa pidiera cuentas a un ministro que los despachó con un café y ninguna promesa, más allá de anunciar un grupo de trabajo con la Junta para que ponga dinero para los nuevos accesos de la autopista. Una nueva estrategia de dilación de un problema al que el PSOE contribuyó en su momento con las dos prolongaciones que aprobó del contrato de explotación de la autopista. Hoy está obligado, como mínimo, a forzar el desvío inmediato de camiones. Dos nuevas víctimas, con 22 y 26 años y toda la vida por delante, son argumento suficiente para actuar.

Fuente: Correo de Burgos