jueves, 30 de octubre de 2014

ESTO ES UN CACHONDEO

Raúl Salinero apunta los “vicios” de la política del dimitido González Braceras en el asunto de las farolas de Doña Costanza
El asunto de las farolas de la calle Doña Costanza está empezando a interesar a los grupos de la oposición al entender que hay más de lo que se cuenta. Todo comenzó tras las colocación de unas nuevas farolas y el anuncio del Ayuntamiento de Burgos de sustituirlas al no cumplir con los criterios de luminiscencia según las pruebas realizadas.

Sin embargo, el concejal de Izquierda Unida, Raúl Salinero, ha denunciado hoy que dichas pruebas nunca se hicieron y que se van a sustituir unas farolas nuevas por otras nuevas sin que se sepa cual es el verdadero motivo para hacerlo.
Y es que, según ha señalado Salinero, la empresa que ha suministrado las farolas sostiene que las pruebas no se han realizado ya que no están colocadas las luminarias y que ellos cumplen con todos los requisitos técnicos exigidos por el Ayuntamiento de Burgos.

Todo este movimiento tiene también una repercusión económica para el bolsillo de los burgaleses. Cada nueva farola costará mil euros más que las que hay que retirar de Doña Costanza, lo que supone, al menos 15.000 euros de sobre coste a lo que hay que sumar el pago de las farolas colocadas y el de las nuevas.
Salinero ha criticado la actitud del concejal de urbanismo y responsable de obras, Ángel Ibáñez, a quien ha acusado de seguir los pasos del dimitido Santiago González Braceras que era quien se ocupaba de estos asuntos anteriormente.
Desde Izquierda Unida denuncian, además, que para sustituir las nuevas farolas, cuya colocación está prevista a mediados del mes de noviembre, es necesario tener aprobados el documento de “precios contradictorios” cuyo trámite en el Ayuntamiento aún no ha empezado.
Por su parte el portavoz socialista, Luis Escribano, aseguró ayer que su partido indagará a este respecto para entender qué es lo que está pasando y porqué motivo se pretenden cambiar unas farolas por otras sin que exista justificación alguna para ello.
Fuente: canal54.es

LAS CUENTAS DEL GRAN CAPITÁN

Algunas cuentas del Hospital Universitario de Burgos

La Junta de Castilla y León abonó el año pasado a la empresa concesionaria del HUBU, Eficanza, 71 millones de euros por el canon de mantenimiento, recibiendo dinero por cada trabajador o por cada consulta externa, lo que supone por esos capítulos, unos 90.000 € al día.
10,132 euros por cada hospitalizado es el importe que recibe Eficanza, un gasto de mantenimiento por el “uso de la infraestructura”. A ello se suman los casi 26 euros por cada persona operada; 2,23 por cada paciente de urgencias o los 524,53 por cada trabajador de SACYL que trabaja en el propio recinto.
RADIO ARLANZÓN
Si tenemos en cuenta los 2395 trabajadores del HUBU en 2012, Eficanza recibe 1.256.261 euros al año por el uso del Hospital por parte de los propios trabajadores del centro. Estos ingresos se reciben por los gastos derivados del mantenimiento y uso de la infraestructura del Hospital, y es independiente del dinero recibido por otro tipo de conceptos. 
Con respecto al coste de la manutención de cada enfermo, la concesionaria recibe 21,89 euros al día, mientras el acuerdo con SERUNION se encuentra “alrededor de 14 euros/día” para el Sindicato Independiente de Sanidad, lo que supone un beneficio de 1.500.000 euros anuales solamente en este apartado.  
Además, la Junta de Castilla y León paga cada kilovatio/hora a 0,208 euros frente a la tarifa ordinaria de consumo que se sitúa en torno a los 0,14 euros. Además, desde el SIS se denuncia que no se conoce aún el coste real del Hospital.
Por otro lado, en el año 2014 Eficanza ha recibido 8.383.399,68 euros por la modificación que hubo que realizarse en el proyecto (una cantidad muy similar se recibió ya el año pasado) y 2 millones de euros más por el retraso en la explotación del HUBU (1.900.000 euros en 2013). Desde el SIS denuncian esta situación, que además contrasta con la congelación salarial de los trabajadores de 4 años (tras una bajada inicial) y la eliminación de la paga única que recibía el personal médico.   
Fuente: Radio arlanzón

miércoles, 29 de octubre de 2014

COSAS QUE PASAN EN BURGOS

Corrupción: Cuando el río suena… El curioso caso de la licencia del Centro de Creación Musical
La proliferación de casos de corrupción en España tienen, todos ellos, muchos puntos en común. Empezando por la frase que se escucha en cada lugar – Esto se sabía ya desde hace tiempo. Todos ellos nacen de la mirada hacia otro lado de la sociedad, los órganos de control y, sobre todo, quienes deben encargarse de investigar los indicios, que no son otros que fiscalía y jueces.
Burgos no es una isla en asuntos de esta índole. Hay muchos casos en los que la forma de actuar de la administración pública es sospechosa, irregular, no conforme a las normas u ordenanzas y sin embargo no pasa nada.
Hoy vamos a analizar un caso, de principio a fin, de tantos ya tratados por este medio y que tal vez, dentro de años, se convierta en un “Esto se sabía ya desde hace tiempo”. No es otro que el de la famosa licencia del Centro de Creación Musical.

Un espacio público puesto en marcha por el Ayuntamiento de Burgos a finales del año 2009 con el dimitido ex concejal Eduardo Villanueva a la cabeza.
El Ayuntamiento de Burgos inicio un proyecto para la solicitud de licencia de un Centro Regional de Creación y Producción Musical, un término, en materia de licencias inexistente. La ley 7/2006 de Espectáculos de Castilla y León, todos los nuevos negocios relacionados con las actividades nocturnas y de espectáculos deben someterse a las categorías que figuran en el catálogo de la administración autonómica. Un catálogo extenso donde figuran desde bares especiales a actividades circenses pasando por salas de fiesta, discotecas, etc… La actividad que se pretendía llevar en el Hangar no era ajena a alguna de las clasificaciones que figuran en la ley pero, aún así, se optó por solicitar la licencia para un epígrafe que no existía manteniendo la tesis de la excepcionalidad del centro.

Tras añadir al proyecto la cafetería e iniciar de nuevo los trámites con esta nueva composición, Centro Regional de Creación y Producción Musical con cafetería, el Ayuntamiento inicia el concurso para la gestión del mismo. Esta figura es relevante porque en muchos casos el gestor actúa como concesionario del centro sin serlo.
El Hangar comienza su funcionamiento a finales de 2009 sin siquiera tener aprobado el Reglamento de Funcionamiento, algo que se haría en un Pleno Municipal con el rechazo de la oposición, precisamente por el modelo de gestión escogido para el mismo. Tras la puesta en marcha del Hangar éste recibe varias denuncias al interpretarse que la actividad que se está llevando en su interior no es la Centro de Creación Musical sino una activida de hostelería perfectamente catalogada y sin licencia para ello. Es más, a las pocas semanas de abrir sus puertas el gestor del Hangar coloca barras de bar en ambos pisos del mismo para poder vender bebidas mientra se celebran conciertos.

Visto esto el concejal de juventud de entonces, Eduardo Villanueva, advierte que la licencia correcta del Hangar sería la de Sala de Fiestas, entre otras cosas para paliar las denuncias que están llegando y que se ajustan a la realidad. Pero esto tiene un condicionante relevante. Si se cambia la actividad del centro hay que volver a sacar el concurso de gestión ya que el fin es diferente y la actividad también. Esto suponía, de entrada, paralizar la actividad del Hangar, finalizar el contrato con el gestor, sacar un nuevo concurso, adjudicarlo y comenzar de nuevo la actividad.
Toda tramitación de licencia conlleva, además, el inicio desde el principio de un expediente nuevo. Pero eso debe ser solo para el ciudadano de a pie porque el Ayuntamiento de Burgos y su concejal de licencia, Dolores Calleja se autoconcedió licencia de Sala de Fiestas sin abrir expediente alguno y sin finalizar el contrato de gestión y sacar uno nuevo. Es decir, se hizo un concurso para la gestión de un Centro de Creación Musical y una vez adjudicado se cambió la actividad a una Sala de Fiestas, una actividad con un lucro claro y evidente cuyo máximo beneficiario es la empresa que gestiona el Hangar.

Conceder una licencia sin siquiera iniciar un expediente para ello conlleva que no se compruebe en ningún momento si el centro cuenta o no con los requisitos que exige la ordenanza del Ayuntamiento de Burgos. Y en este caso el Hangar, propiedad del Ayuntamiento de Burgos, no cumple con varios de los requisitos de las ordenanzas, entre ellos el aislamiento del local. De igual modo al Hangar no se le exigen los mismos requisitos que al resto de las empresas de la ciudad, con ejemplos tan evidentes y descarados como la colocación de limitadores de ruido. Existen empresarios de hostelería que han denunciado incluso cómo algunos funcionarios se han mostrado vehementes con estos empresarios precisamente por sus discrepancias con los limitadores. Vehemencia que no tienen cuando se trata de un edificio municipal.
Así las cosas tenemos un centro que está funcionando con una licencia concedida sin trámite alguno, un concurso concedido para una actividad que no es la que se está explotando, un local que no cumple con algunos de los requisitos que señalan las ordenanzas, pero aquí no pasa absolutamente nada.
Y de todo esto hay una persona que se está beneficiando: el empresario que GESTIONA a modo de concesionario el Centro de Creación Musical. La actividad de hostelería que lleva a cabo en su interior, apoyada por una instalación pagada con el dinero de todos los burgaleses y parte de la Junta de Castilla y León y el Injuve, reporta beneficios a un particular que es el que, con esta intencionada carambola burocrática, está sacando mayor partido de todo esto.
Pero aquí no hay fiscales que investiguen ni jueces que dediquen tiempo a saber qué pasa. Este tipo de cosas simplemente ser permiten y otorgan a sus ejecutores la ventaja de seguir dando un paso más. La corrupción empieza cuando las cosas no se hacen bien y nadie hace nada por evitarlo.
Fuente: Canal54.es

Sr ÁNGEL USTED PUSO COMO EJEMPLO ESTA CALLE, PARA DECIR QUE ASÍ HABRÍA QUEDADO EL BULEVAR, MENOS MAL QUE NO SE HIZO.

El cambio de las farolas en Doña Constanza se ordenó en base a una prueba falsa

Á.M. / Burgos - miércoles, 29 de octubre de 2014
El Ayuntamiento acude a un modelo clásico asegurando que hizo una medición imposible de realizar porque no había luminaria
Las farolas de diseño colocadas en la recién remozada calle Doña Constanza (Gamonal) no lucen, pero menos claridad hay sobre los motivos que han llevado a los técnicos municipales a ordenar su retirada y la colocación de otro modelo que, además de ser más caro, tiene menos prestaciones. Se mire por donde se mire, no deja de resultar sarcástico que sobre un asunto relacionado con la iluminación de una calle pese tanta oscuridad.
Como es sabido, Doña Constanza fue una de las piezas ‘indultadas’ del frustrado bulevar de Gamonal a petición vecinal. El Ayuntamiento aceptó su arreglo y destinó medio millón de euros a las obras, que han permitido una mutación desde el pleno abandono al orden que se pretendió también, sin éxito, para la calle Vitoria.
Los responsables del equipo de Gobierno mostraron el resultado, salieron en las fotos y todos contentos... Hasta que los vecinos percibieron un ligero detalle: las nuevas farolas no lucen, cosa extraña teniendo en cuenta que los báculos están colocados desde que se culminó la obra civil, pendiente ahora del abono de la última certificación y, muy probablemente, de la aceptación de los precios contradictorios a cuenta del cambio de farolas.
Preguntado sobre este asunto, el concejal de Fomento, Ángel Ibáñez, señaló que «al hacer las pruebas de luminiscencia se ha comprobado que no cumplen con la normativa y especificaciones técnicas por alguna cuestión en relación con la intensidad de lúmenes, algo que tampoco puedo explicar detalladamente porque es un tema puramente técnico». Curioso, cuando menos, que unos báculos encargados y colocados no cumplan la normativa a toro pasado.
En este punto el Ayuntamiento anunció, sobre todo a efectos de conocimiento vecinal de la cuestión, que «ya se están fabricando» los modelos por los que se ha optado en sustitución de los de diseño, que «llegarán a mediados de noviembre» y que «la incidencia no prevista se podrá corregir gracias a haber hecho las pruebas y mediciones necesarias». La historia, mal que bien, cuadraría si no fuera por un pequeño detalle: las farolas no tienen luminaria y, por tanto, es categóricamente falso que se haya realizado prueba alguna de las mismas.

La contradicción

Preguntado sobre el procedimiento que señala el Ayuntamiento, el suministrador de las farolas, la empresa gallega Urban Square, explica que la entrega se efectúa en dos fases: la primera contiene los báculos y la segunda las «fuentes de luz y equipos de encendido». «Esta segunda entrega no se llegó a realizar debido a que, por las condiciones de venta, tenían que abonar los báculos recibidos para poder hacer entrega de las fuentes de luz y equipos de encendido», por eso, continúan en Urban Square, «es imposible que hayan hecho ninguna medición lumínica».
Bajo ese argumento, el proveedor considera que a Ibáñez le ‘vendieron una moto’ en los despachos municipales y le utilizaron de correa de transmisión con una información que con solo comprobar que, efectivamente, los báculos están vacíos, se manifiesta falsa. Mientras, se ha procedido a realizar un encargo de nuevas (y distintas) farolas que «beneficiarán  a otro proveedor de alumbrado», al parecer habitual.
«Nosotros hemos servido lo que venía en el proyecto aprobado y nuestras luminarias son legales en todo el territorio nacional, así que esto nos genera un perjuicio que alguna mano negra en el Ayuntamiento nos tendrá que explicar», terminan en Urban Square.
Requerida la documentación pertinente, el proveedor incluso ha remitido a este periódico una prueba de luminiscencia realizada en Burgos con anterioridad para este tipo de farolas en concreto, resultando la prueba satisfactoria en todos sus aspectos. Además, y a preguntas de algunos concejales de la oposición que se han interesado por este asunto, los técnicos implicados (ingeniería industrial e infraestructuras) han ratificado que, evidentemente, no se realizó prueba alguna. ¿Y entonces?
El siguiente argumento encaminado a cambiar al proveedor de farolas es que «carece del certificado CE». Sin embargo, Urban Square ha remitido a este periódico la documentación en la que se recoge el cumplimiento de la normativa en cuestión y asegura que no puso traba alguna a que se acreditara el modelo de diseño de cuantas formas se considerara oportuno, pero que ni siquiera se ha dado esa oportunidad.
Llegados a este punto, el siguiente argumento esgrimido ante la oposición por los técnicos es que la dirección facultativa de las obras había mostrado su acuerdo en el cambio. «Eso no es verdad», resumen en el estudio encargado del proyecto. Así las cosas, la obra ha quedado por terminar, se ha acreditado que el argumento esgrimido para cambiar lo proyectado y acudir a otro proveedor es falso y en Urban Square se plantean emprender acciones judiciales. Y todo por una docena de farolas.
Fuente: Diario de Burgos

ESTO ES DE VERGÜENZA

Diez tesis sobre la corrupción y una reflexión final

1. Las dificultades con las que se inició el periodo democrático, en donde se favoreció la gobernabilidad en detrimento de la calidad democrática ha hecho que carezcamos de mecanismos de transparencia y rendición de cuentas adecuados para evitar y luchar contra la corrupción. Los partidos políticos se han transformado en sitios cerrados, opacos y que han creado un organigrama con entidades satélites que ha favorecido la corrupción. No podemos entrar en el juego del tu más, porque esto conduce a un debate absurdo, teniendo en cuenta lo que muestra el  mapa político de la corrupción en España.
2. La lucha contra la corrupción puede precisar ciertas medidas de cambio legislativo pero, sobre todo, requiere un aumento de los medios personales y materiales para la prevención y erradicación. Disponemos de la segunda plantilla de personal más pequeña por cada mil habitantes en la zona euro que se dedica a inspección fiscal. Sólo Italia está peor que nosotros. La adscripción de personal especializado resulta tanto más importante cuanto que los corruptos recurren a métodos cada vez más refinados para el delito. El mejor pacto contra la corrupción sería el acuerdo de los partidos de poner a disposición de la Fiscalía anticorrupción y de los juzgados que están conociendo de estos delitos los medios personales y materiales que precisen para extirpar este problema.
3. Las medidas de cambio legislativo se deben articular sobre la transparencia y la responsabilidad. Medidas en contratación pública como la publicación de las modificaciones de contratos de obra, de los contratos menores serían muy eficaces. Y una auditoría de los contratos de concesión de obra pública parece imprescindible: no es admisible que se haya dilapidado dinero público bajo la apariencia de préstamos participativos o de otros instrumentos de apoyo a la concesión que son irrecuperables. Sería preciso que se extendiera la transparencia de los políticos sobre sus bienes publicando el certificado de ingresos de la hacienda pública, que incluyen también las dietas que se han percibido y que no figuran en las declaraciones de impuesto por no tributar. ¿sería la misma la consideración del Presidente del Gobierno si aparecieran las dietas percibidas?. Y que en relación con los conflictos de intereses manifestados en un control efectivo de su participación, de todo tipo, en sociedades mercantiles. El  caso Cañete ante el Parlamento europeo muestra la poca seriedad con la que se hace en España, debido a que la omisión carece de transcedencia. Casos recientes, como el de Pujol o el propio de Bárcenas muestra, además, la importancia de la familia.
4. De la cárcel se sale, de pobre no. Este dicho popular que tanto se ha oído en algunos ámbitos nos refuerza en la idea de que han de reforzarse los mecanismos para la recuperación del dinero público obtenido o defraudado por los corruptos.
5. La corrupción requiere dos sujetos, corrupto y corrompedor. La batalla se centra en el corrupto pero debiera ser igual contra los que corrompen. Y a ellos se añaden los cooperadores necesarios. El blanqueo de capitales y las salidas de capital fuera de territorio español requieren la colaboración de diversos agentes a los que habría que examinar también. Y, desde luego, habrían que reforzarse los mecanismos de colaboración internacional para la obtención de información. El secreto bancario es, en esta línea, el tesoro mejor guardado de los paraísos fiscales.
6. La crisis económica no ha hecho desaparecer la corrupción. Viendo la última operación policial del caso Granados podemos decir que, como la materia, ni aumenta ni disminuye, sólo se transforma. No hay actividad urbanística -y por ello se ha reducido mucho la corrupción en ese ámbito- pero se han incrementado los contratos de servicios como consecuencia de las privatizaciones de servicios públicos. Y esto me lleva a afirmar que los  mecanismos de gestión directa de los servicios por los entes públicos limitan esencialmente la corrupción.
7. Pese a que disponemos de un número de i nstituciones suficientes para la lucha contra la corrupción, la realidad muestra que han sido ineficaces. Son excepción los supuestos que han sido descubiertos por los órganos que teóricamente debieran servir para ello: el Tribunal de Cuentas (y su equivalente autonómico), la Intervención de la Administración, la Fiscalía Anticorrupción o las unidades policiales encargadas de luchar contra ella. Normalmente los descubrimientos han sido consecuencia de denuncias de particulares.
8. La pluralidad de tipos de entidades del sector público ha hecho que se diversifiquen las formas de control de ellas. No basta, en este sentido, decir que están sometidos al Tribunal de cuentas, por ejemplo, sino que hay que determinar si el tipo de procedimiento de control contable que realizan es eficaz para cumplir la misión que tienen encomendadas en relación con el sector público. Y aquí hay mucho por hacer.
9. Los delitos fiscales son un elemento imprescindible en la lucha contra la corrupción. La modificación del plazo de prescripción y el endurecimiento de las sanciones se transforma en imprescindible para que se pueda ser efectiva. pero también habría que mejorar la legislación procesal, que tanto ha favorecido al infractor o la responsabilidad civil. Y el comportamiento de los administradores de sociedades corrompedoras.
10. Es imprescindible romper la relación entre responsabilidad política y responsabilidad penal que debemos al caso de Juan Guerra. Esta última tiene unas reglas propias, ajenas a la política, que impide que se pueda establecer una relación entre ambas. ¿Podríamos decir, por ejemplo, que una persona deja de ser políticamente un corrupto porque su delito haya prescrito y, en consecuencia, no se le pueda condenar? Evidentemente no, pero la falta de persecución penal por causa de prescripción tiene  algún ejemplo en el Gobierno que resulta intolerable. O, por coger otro caso reciente ¿carece de transcendencia política que alguien elija reiteradamente a personas envueltas en corrupción?
Y la conclusión: la lucha contra la corrupción no es sólo un problema de las instituciones. Hasta hace bien poco tiempo  la ciudadanía ha tenido una sensibilidad nula hacia los problemas de corrupción a pesar del coste económico y social así como de la pérdida de la calidad democrática que supone. Los resultados electorales de alcaldes procesados que son reelegidos resultan intolerables.  Sin cultura democrática contra la corrupción este problema no tendrá solución. Y las próximas elecciones son en mayo del año que viene.
Fuente: eldiario.es